Hacienda Atalaya Alta

La Hacienda Atalaya Alta pertenece al término municipal de Carmona, fue en sus primeros tiempos propiedad de Don Pedro de Hoyos y Escamilla y de su esposa Doña Apolonia Barba.

Ambos decidieron fundar a principios del siglo XVII un “patronato para casar a doncellas pobres, vecinas de Carmona y un Colegio de la Compañía de Jesús con la Escuelas de Gramática”, otorgándose escritura de fundación el 6 de abril de 1619.

Entre los bienes que donaron a la Compañía se encontraba una heredad llamada San Juan Bautista de la Atalaya que contaba con 260 aranzadas de olivo, una torre de viga, piedras de moler aceituna, un almacén y una bodega con más de 3.200 arrobas de vasijas para almacenar aceite. A partir de este momento la Compañía de Jesús se dedico a explotar la nueva posesión, poniendo a Padres y Hermanos entendidos en agricultura y labor al frente de la misma y librando cantidades económicas para el mantenimiento, construcción de nuevos edificios, compra de ganado, así como la plantación de nuevos arboles y olivos periódicamente.

En 1622 se construyo una capilla dedicada a San Juan, acabándose de perfeccionar siete años después, cuando se coloco un retablo y se decoró al fresco el interior de la misma. También se hizo la huerta, plantándose en ella todo tipo de arboles frutales.

Se fabricó de nueva planta una casa de teja a los gañanes y braceros, encargados de recoger la aceituna y de las labores del campo. Además se aumento con la construcción de un granero, un pajar, un lagar y una bodega de vino.