FECHA IDEAL

¡Se han comprometido! ¡Han decidido dar el gran paso y la felicidad los embarga!

Después de dar La noticia a la familia y amigos, viene la gran pregunta,   ¿Cuándo es la Boda?

Para determinar la fecha de la boda se debe tomar en cuenta multitud de cosas, se pueden contemplar ocasiones románticas, cumpleaños, aniversario de novios, y porque no, la alineación de sus planetas regentes, el horóscopo chino, la fecha señalada por su astrólogo favorito ó el día de luna llena, son inspiraciones válidas para elegir la fecha del matrimonio.

Sea cual sea su motivación, si ya ha anunciado su compromiso, le damos algunas ideas para ponerle fecha. Una fecha significativa, no hay nada más especial que elegir el día que se conocieron, cuando se dieron el primer beso, cuando tuvieron la primera cita, el día que se hicieron oficialmente novios ó ese viaje especial que les unió tanto. Sin embargo deben de pensar que escoger una fecha diferente les dará la oportunidad de tener varias celebraciones al año y así festejar más.

El lugar y la época del año influirá definitivamente en la fecha, si se sueña con una boda al aire libre ó en la arena, y con el sonido del mar, deberá escoger días soleados en primavera y verano, ó si les gusta el sonido de la lluvia y los atardeceres del otoño; el clima y según la época del año elegida determinará el modelo del vestido, el lugar de recepción, la temática elegida y marcará la hora de comienzo.

Otra opción es elegir un día festivo, estas fechas sirven mucho a los invitados que tienen que venir de otras ciudades, e incluso de otros países, pues podrán aprovechar la oportunidad para tomar unos días de vacaciones.

Tienen que tener en cuenta también que si eligen fechas en temporada alta, los precios suelen ser más altos y las disponibilidades de espacios más difíciles de reservar.

Hay algunos novios que eligen la fecha pensando en su luna de miel, considerando el viaje que han soñado realizar algún día y que coincida con el clima y la temporada perfecta del lugar que visitarán.

Es muy importante evitar siempre algunas fechas, días entre semanas, pues es más difícil que los invitados puedan asistir;  coincidir con un acto deportivo importante, es muy posible que muchos de sus amigos no asistan o  aparezcan muy tarde; temporada muy alta en su trabajo, pues tendrán mucho estrés pensando en los detalles de la boda y en el trabajo pendiente de realizar.

Todas estas razones son válidas para elegir unas fechas, sin embargo, es conveniente antes de dejarse llevar por la ilusión, considerar e ir definiendo que clase de boda quieren, si formal ó informal, de gran tamaño ó íntima con sus amigos y familiares, deben de pensar dónde quieren hacerla y así podrán definir con más precisión la fecha que más se ajusta a sus deseos.

No existe una receta mágica para decirles cuál fecha escoger, pero juntos deben de analizar los pro y los contras de cada una de la fechas que se estén considerando